Entrevista al director y coreógrafo Matías Goldin

 

¿Conoces a la Compañía juvenil de danzas? Matías Goldin docente, bailarín, coreógrafo y director, nos cuenta cómo surgió esta y la propuesta que traen para los bailarines.

Para comenzar contanos ¿Quién sos y a que te dedicas?

Mi nombre es Matis Goldin soy docente, dicto clases en el Centro Cultural San Martin y en la Universidad Nacional de las Artes.  Además, soy bailarin, coreógrafo y director; actualmente dirijo la Compañía juvenil de danzas de la Municipalidad de San Martin y el Cliclo mensual de danza de escena compartida, ambas junto con Marcela Jimenez.

Aparte de los proyectos que realizo en el marco institucional, también realizo proyectos independientes como es la compañía Contraindicado Danza, entre otros.

¿Cómo surgió la Compañía juvenil de Danza?

La compañía juvenil surgio primero como un proyecto dentro de la Escuela Municipal de danzas del San Martin, en el 2016 llamado TFI (taller de formación integral). Al finalizar su primer año, este dio muy buenos resultados, pudimos llevar una obra a escena que dentro de la escuela y la municipalidad gusto mucho por lo que se pensó en un proyecto más amplio. Así  empezamos a consolidarnos como compañía, ya como un proyecto mucho más grande y con una gran diferencia donde se posibilito que no solo participen alumnos de la escuela sino también la posibilidad de que todo aquel que quiera participar pueda audicionar.

A medida que pasaron los años la compañía fue tomando mayor relevancia hasta que en el 2020 salió el decreto donde se consolida la compañía como elenco estable de la Municipalidad de San Martin. Esto permitió no solo tomar el rango como compañía y elenco estable sino también habilito a que los bailarines de la compañía perciban una beca por ser parte de la misma.

@companiajuvenilsm

¿Cuál es la propuesta que traen con su compañía?

La compañía está dirigido a bailarines que están en su etapa final de formación, lo pensamos como ese último escalón, previo a la profesionalización. Entonces la compañía está pensado también como un proceso de formación, donde se trabaja tanto lo técnico como lo escénico, por eso le damos mucha relevancia a las clases tanto como a la escena.

Intentamos que haya una gran cantidad de funciones en el año, dentro de un espacio convencional como el teatro y también por fuera de él, en diferentes espacios. Así, lo largo del año, se realizan diferentes obras y de diferente estilos. Muchas de estas son creadas por los mismos directores ya sea por mi o por Marcela Jiménez, los dos trabajando en conjunto, y otras obra son creadas por coreógrafos invitados. En conclusión, nuestra propuesta es tener una parte fuerte de formación unido a toda una  parte de creación y exposición de los trabajos, por lo que tiene una fuerte carga horaria. Trabajamos tres veces por semana en promedio de 5/6 horas cada encuentro.

¿Cómo es el proceso creativo a la hora de montar una obra?

El proceso creativo en general de las obras va a depender de cada coreógrafo, pero se trabaja en un dialogo constante entre el coreógrafo y el intérprete. Se trabaja mucho con propuestas de improvisación o propuestas creativas, donde el intérprete es guiado por el coreógrafo y van explorando, surgiendo materiales de donde luego se construye la obra. Entonces de alguna forma considero que las obras en su gran mayoría en la compañía se crean de una propuesta del coreógrafo, o de quien esté a cargo de la creación en ese momento, en diálogo con el mundo interno y la creatividad de los bailarines.

@companiajuvenilsm

¿Qué es lo que buscan en una bailarín/a para su compañía?

Para estar en la compañía primero se requiere un gran compromiso, como dije anteriormente tiene una gran carga horaria, además tiene las funciones, y es un proyecto  bastante demandante, físicamente y energéticamente. Entonces buscamos una entrega hacia el proyecto, una responsabilidad hacia este, no es un proyecto en el que puedas estar a medias, eso es de lo más importante que necesitamos de los bailarines.

Por otro lado, esta es una compañía bastante versátil donde trabajamos diferentes cosas, entonces es importante que el bailarín este en esa línea de versatilidad, de ganas de crear, crecer técnicamente, probar diferentes propuestas, deseoso de bailar en diferentes espacios desde una plaza a un teatro. En resumen, un bailarín con muchas ganas, mucho compromiso, muy responsable y versátil.

Finalmente, cómo director ¿Qué consejos o recomendaciones le darías a alguien que se enfrenta a una audición?

El consejo que le podría dar a alguien para presentarse a la audición, primero que nada, es que se presenten. A veces da un poco de miedo o sienten que no están preparados, y creo que ya la instancia de la audición es todo un aprendizaje, por lo que ese sería mi primer consejo. Nosotros intentamos que la audición sea en si misma sea un proceso de aprendizaje, una experiencia que le sirva a todo el mundo que se presenta, entonces intentamos que no sea un espacio traumático sino ameno y empático.

Entonces creo que principalmente es eso, presentarse, estar tranquilos y vivir la experiencia. Ahí es donde te vas a dar cuenta, en el fogueo con los otros, cuáles son tus falencias y cuáles son tus virtudes.

En segundo lugar, aconsejo prepararse para la audición, esta cuenta de una instancia de clásico y una de contemporáneo, por lo que  es importante tener experiencia y poder demostrar un buen manejo de la técnica. También consta de una parte de improvisación, donde ahí nos interesa ver y conectarnos muchos más con el bailarín y como se desarrolla escénicamente. En esta instancia  buscamos que se lancen, que lo disfruten y se conecten con el momento y el movimiento, hasta olvidarse un poco el hecho de estar en una audición y pasarla bien.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.