¿Qué es el PBT?

Entrevistamos a Constanza Belgareto, tutora oficial de Progressing ballet technique en América latina. Nos va a contar que es, para qué nos sirve y que es lo que a ella le hizo acercarse a esta técnica.

Para que las chicas te conozcan ¿Quién sos y a qué te dedicas?

Mi nombre es Constanza Belgareto, soy bailarina de danza contemporánea y coreógrafa recibida en la UNA. Soy directora de una compañía independiente que se llama Kinema y soy la tutora oficial de Progressing ballet technique (PBT) en América Latina.

¿Qué es el PBT?

Progressing ballet technique es una técnica de entrenamiento creada por Marie Walton Mahon. Ella es bailarina y docente australiana con más de cuarenta años de experiencia y se especializó en el entrenamiento saludable.

En PBT el objetivo principal es entrenar la memoria muscular de los estudiantes, es decir, trabajar cada gesto de movimiento que necesitamos para la danza de forma correcta, entrenando la alineación y activando la musculatura adecuada para después aplicar eso a la clase de danza, ensayo o función.

Para esto trabajamos con elementos, pelotas de diferentes tamaños y bandas de resistencia, que lo que hacen es favorecer la propiocepción de los estudiantes y activar, como decía, la musculatura correcta para cada ejercicio. Por ejemplo, la pelota no es una superficie estable, se mueve y genera inestabilidad y eso nos hace activar la musculatura que necesitamos para mantener la alineación durante todo el ejercicio.

Además todos los ejercicios de PBT están evaluados por un equipo de fisiatras con lo cual todos nuestros ejercicios apuntan a un trabajo del cuerpo integral, holístico y saludable. Sobre todo los ejercicios se trabajan de forma progresiva. Lo que propone esta técnica es un trabajo particular para cada estudiante y que puedan construir progresivamente alcanzar su máximo personal.

¿Cómo fue tu primer acercamiento al PBT?

Mi primer acercamiento al PBT tuve la suerte de que sea con Marie Walton Mahon, la primera vez que ella vino a Buenos Aires, allá por el 2018. Fue un alumbramiento para con Marie y con la técnica, fue un placer conocer a ella en persona y escuchar la pasión y el amor con el que enseña, realmente es una docente ejemplar con la que no dejo de aprender día a día.

Pero, además, en cuanto a la técnica para mí fue increíble percibir en mi cuerpo un montón de cosas que yo ya sabía y entendía pero las pude percibir en una profundidad totalmente innovadora. Yo siempre pongo el mismo ejemplo en cuanto a la percepción. Durante muchos años di clases a niñas y siempre me importo dar un contenido anatómico y que las estudiantes entendieran  desde donde se movían, porque, como hacerlo; entonces mis alumnas todas podían nombrarme los músculos del cuerpo, sin embargo no todas podían activarlos. En cambio lo que sentí en mi cuerpo, y lo que note automáticamente al dar las clases es que cuando uno hace un ejercicio de PBT automáticamente siente la musculatura correcta.

Siempre digo que es una técnica que no te deja mentir, es un detector de mentiras. Por eso tenes que activar necesariamente la musculatura correcta para cada ejercicio, si no lo haces básicamente o te caes o la pelota se mueve un montón delatándote. Esto hace que la técnica me parezca tan hermosa, porque es muy clara para uno mismo como también para los docentes, para ver la alineación y que realmente nadie este mintiendo en cuanto al trabajo muscular.

¿En qué ayuda este entrenamiento a las bailarinas?

Un poco como venía diciendo, es un entrenamiento muy específico que favorece la propiocepción y nos permite entrenar en profundidad. Además para mi algo de maravilloso que tiene esta técnica es que nos permite entrenar progresivamente.

En mi experiencia personal, cuando era más chica y estaba estudiando danza, muchas veces había cosas que no me salían y me resultaba absolutamente frustrante porque no encontraba por qué no me salían y no sabía cómo hacer para resolverlas. Y lo que encuentro con el PBT, que es justamente una técnica progresiva y sistematizada, es que si a uno algo no sale puede desandar el camino e ir a un ejercicio más simple o si ya conquiste ese ejercicio ir al próximo. Pero tenes un recurso y un camino claro para recorrer en la técnica para el entrenamiento.

¿En qué se diferencia de otras técnicas?

El PBT tiene en particular, que es una técnica que fue ideada y pensada para la danza, tiene un nivel de especificidad que ninguna otra técnica de entrenamiento tiene. Si bien Pilates es muy beneficioso para los bailarines, PBT trabaja también la musicalidad, la calidad de movimiento y el gesto de movimiento. Es muy específico, se hacen adagios, saltos chicos, y trabajamos todas las mismas características que van a necesitar después en una clase de danza.

Los ejercicios de PBT están directamente relacionados con la clase de danza y si por ejemplo en una clase de danza clásica uno tuviese un problema con pirouettes, en PBT tenes una serie de ejercicios que te permiten trabajar eso.

Si una bailarina comienza por primera vez y de manera online, ¿Necesita todos los elementos?

Como decía, en PBT usamos muchos elementos, tenemos pelotas de esferodinamia, pelotas medianas, bandas de resistencia, mats, pelotas chiquitas; hay realmente una gran variedad de elementos que podemos utilizar en una clase. Esto no quiere decir que necesitemos todos, y si nunca hicieron PBT y van a  hacer una clase online, mi recomendación personal es que consigan una pelota mediana, cualquiera, de 22/25cm de diámetro, puede ser de juguetería, y ya con eso van a poder hacer un montón de ejercicios de PBT. Porque, como decía, también los ejercicios tienen adaptaciones.

Por supuesto, si tenemos una pelota mediana y una pelota grande vamos a poder hacer muchísimas más cosas y el trabajo será más completo y especifico pero no es excluyente. Además, por la pandemia,  estuvimos ideando un montón de adaptaciones a elementos caseros, incluso en la página de PBT pueden encontrar videos de cómo adaptar ciertos ejercicios con algunos objetos domésticos.

Por último, queremos que nos cuentes ¿Cuál es tu ejercicio preferido?

Tengo tantos que me resulta difícil elegir, voy a decir por un lado mi ejercicio favorito y por el otro el que mejor me hace, que son dos cosas diferentes.

El que mejor me hace, que es como el mejor y el más odiado a la vez, son las “tijeritas” que es un ejercicio excelente para trabajar el cruce de las quintas y la alineación al arabesque, mis alumnas pueden dar fe de que lo doy siempre porque es un muy buen ejercicio, pero a la vez a mí me resulta muy difícil, por lo que lo trabajo siempre.

En cuanto a mi ejercicio favorito, a mí me encantan los adagios, así que diría que el “adagio en puente en quinta” es uno de los que más me gustan porque me resulta muy desafiante y porque tiene muchas posibilidades, al igual que en un adagio de ballet, podemos hacer una infinidad de pasos y combinaciones desde esa posición, tiene un nivel de exploración bastante infinita.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.