El pie en la danza: Una mirada desde la Terapia física

Como bailarinas sabemos que una de las lesiones más comunes en la danza son de los pies, más específicamente de los tobillos. Por esto es importante conocer que podemos tener en cuenta para reconocer las fortalezas y debilidades de nuestro tobillo y hacer una buena preparación para no lesionarnos.

Un tema CLAVE ! Antes que nada, no olvidar: Un pie está en relación a todo un sistema musculoesquelético que lo acompaña, a toda una red neuronal que lo conecta  y a un sistema inmune que lo protege. Pertenece a un individuo con su respectivas ideas, pensamientos, creencias, dudas, certezas, miedos y expectativas que vive en un lugar del mundo y pertenece a una sociedad.

Entonces, si bien una lesión puede darse en el tobillo/pie, hay otras esferas (Psico-Social) que pueden modificar desde cómo se da la lesión, a cómo se atraviesa y cómo resuelve. Desde la terapia física te voy a dar algunos consejos de prehabilitación para trabajar sobre las situaciones que podrían aumentar tus probabilidades de lesionarte:

1-Pies hipermóviles: Si solo elongas y focalizas sobre la movilidad de tu pie, podes estar generando un pie móvil.. pero débil. Entonces ? Trabaja también sobre la FUERZA de tu pie.

2-Debilidad en los músculos de las piernas: Mismo concepto.. elonga menos y fortalece más. Piernas más fuertes amortiguan mejor la caída de un salto, sino, lo recibe de lleno el pie y el tobillo. Empieza por mejorar la fuerza de tus gemelos (Objetivo: 25 relevés por pierna)

3-No fuerces la ROTACIÓN EXTERNA: Esto genera hiperactividad en músculos externos y una consecuente debilidad en internos (que además son los que no te cansas de elongar): Qué hacer ? Arranca por lo simple: NO fuerces la rotación externa.

La mayor prevalencia de lesiones en danza se dan en tobillo/pie. Para poder implementar estos 3 consejos de prehabilitación hoy vamos a ver 4 ejercicios que te van a ayudar a trabajar la fuerza y mejorar su control motor:

1-Posiciona tu pie sobre una toalla o tela. Arrugala usando la fuerza de tus dedos. Para hacerlo más difícil, agrégale peso en el extremo de la toalla (Ej: un libro)

2-Coloca una bandita elástica, o gomita para el pelo, abrazando los dedos del pie. El objetivo es separar los dedos todo lo que puedas

3-Levanta el arco del pie todo lo que puedas (generando un mayor hueco en la planta) con los dedos largos (sin que se doblen)

4-Levanta el dedo gordo manteniendo el resto en el suelo. Luego al revés e intenta bajar de a uno a la vez.  Finalmente, levanta solo el dedo gordo e intenta alejarlo del resto de los dedos (llevándolo hacia tu línea media)

Estos son ejercicios generales de fortalecimiento del pie. La presente nota es de carácter informativo y no tiene por objetivo el tratamiento de lesiones. Mejorar la fuerza de tus pies te va a ayudar a controlar mejor su movilidad, disminuye el riesgo de lesión y favorece tu capacidad artística.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.