Alimentación Plant based y entrenamiento

¿Te interesa transicionar a una alimentación vegetariana o vegana pero tenes dudas si es lo mejor para tu tipo de entrenamiento? ¿Sos vegetariana o vegana y no sentís que rendís bien? La nutricionista Gisela Baiardo nos cuenta un poco más sobre la alimentación plant based.

Hoy en día asisten a la consulta muchos bailarines con el objetivo de transicionar a un patrón alimentario plant based, que se basa en alimentos como legumbres, granos integrales, frutos secos, semillas, frutas y verduras. Que excluye alimentos de origen animal e intenta también excluir alimentos procesados. 

Bajo el aval de la Asociación Americana de Dietética, sabemos que “las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas”.

Las preguntas que más escuchamos en consultorio son como cubrir algunos macronutrientes como las proteínas o micronutrientes como el calcio. También hay curiosidad en tanto si proporcionan un mejor rendimiento en comparación a una alimentación omnívora, y temor a ciertas deficiencias nutricionales. Veremos aquí algunas cuestiones importantes.  

Toda persona que quiera transicionar a este patrón alimentario, debe hacerlo acompañado por un profesional especialista en el tema. Los macronutrientes, (nutrientes que consumimos a través de los alimentos en mayor cantidad) como los hidratos de carbono (fuente de energía del músculo), las proteínas (para reparar y sintetizar tejidos) y las grasas (importantes para el sistema nervioso central y vehiculizar ciertas vitaminas como la A, D, E, K), son fácilmente cubrirles cuando consumimos todos los grupos de alimentos que como mencionamos integran el patrón alimentario plant based.  En general lo que más suelo ver en la clínica, es que muchas veces las legumbres, las semillas y los frutos secos no se consumen diariamente y eso por supuesto puede conducir a ciertas carencias en el tiempo. En relación a los micronutrientes, los que más vamos a tener en cuenta son el calcio, el hierro, el zinc, el selenio, el yodo, la vitamina D y la b12. Luego de hacer un laboratorio completo (que también indicará el profesional), se hará sin excepción la suplementación de la vitamina b12 (incluidas personas que esporádicamente coman pescado, o consuman lácteos y huevos) y según el caso, analizaremos y suplementaremos la vitamina D. El resto de los micronutrientes, podemos cubrirlos perfectamente con una alimentación basada en plantas completa, siempre y cuando se cubran todos los grupos de alimentos mencionados.

La alimentación basada en plantas no es superior en rendimiento en comparación con otros patrones alimentarios bien planificados, por ahora la evidencia indica que estarían empatados, pero si es superior en ganar salud. Se ha investigado, menor mortalidad por todas las causas, menos diabetes tipo II, menos hipercolesterolemia, menor hipertensión arterial, menor tasa de cáncer y menos enfermedad cardiovascular.

No es menor, tener en cuenta, que en danza todavía nos encontramos con una gran cantidad de trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Tenemos que estar atentos, comprender y preguntar que lo motivó a cada persona a llevar a cabo esta alimentación. Es frecuente encontrarnos con bailarines que presentan baja disponibilidad energética, es decir una ingesta insuficiente de calorías, que sostenido en el tiempo conducen a un conjunto de alteraciones a nivel del sistema inmunitario, metabólico, menstrual, óseo, cardiovascular, gastrointestinal, que ponen en riesgo la salud mental, física y emocional del bailarín.  La conocida “tríada del atleta” tiene como factor común esta baja disponibilidad de energía junto con la ausencia de menstruación (amenorrea) y una disminución estrogénica que deteriora la densidad mineral ósea generando osteoporosis o fracturas por estrés.

La nutrición es un pilar clave en la salud de la danza. Es importante la escucha, el apoyo y el acompañamiento profesional para ir construyendo un proceso posible, amable y amoroso que permita a la persona potenciarse, optimizar su rendimiento, ganar salud, y prevenir lesiones.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.